¿Sabias por qué se celebra el Corpus Christi?

El Corpus Christi, popular de todas formas como Cuerpo de Cristo, Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, se conmemora como una eucaristía para adorar la presencia de Jesús. Es una festividad móvil de la religión católica, contemplada en el calendario litúrgico.

El Corpus Christi tuvo sus orígenes en la Última Cena de Jesucristo con sus 12 discípulos, a lo largo de la noche del Jueves Santo. Jesucristo transformó el pan en la representación de su cuerpo y el vino, que representaba su sangre, invitando a sus discípulos a que comieran y bebieran de él. Este acto precede el santo sacrificio de Jesús en la cruz, venerando su santidad como gerente de Dios en la tierra. Según registros e indagaciones de historiadores, en la Edad Media (año 1208) la religiosa Juliana de Cornillon ha propuesto festejar esta festividad en honor al cuerpo y sangre de Cristo presentes en la Eucaristía.

Esa iniciativa se materializó en el año 1246, en la Diócesis de Lieja, localizada en Bélgica. Ya en el año 1263 ocurrió un hecho milagroso en la ciudad de Bolsena (Italia), cuando, en la festividad de una misa, un sacerdote rompió la hostia consagrada, brotando sangre de ella. Esto conformó esta festividad litúrgica del Corpus Christi. En el Concilio de Vienne (año 1311) Clemente V reguló el cortejo procesional en el interior de los santuarios. En el año 1316 Juan XXII ingresó la Octava que ha incluído la exposición del Santísimo Sacramento y el papa Nicolás V encabezó la procesión en la festividad del Corpus Christi del año 1447, con la Hostia Santa por las calles de Roma.